El sacrificio

La Fiesta del Sacrificio, la primera en importancia dentro del calendario islámico, se celebrará el próximo 11 de agosto.  Ello siempre y cuando la máxima autoridad religiosa de cada lugar -muftí, ulema, jeque, etc.- así lo decrete.  La Fiesta rememora el sacrificio de Ismael, hijo de la esclava árabe Agar, por parte de su padre, Abraham.  Para judíos y cristianos, no obstante, la víctima ofrecida fue Isaac, hijo legítimo del gran patriarca de las tres religiones, el habido en matrimonio con la judía Sara ya en edad provecta.  El sacrificio, huelga decirlo, fue un sacrificio fallido, pues, como sin duda conocerán quienes estén familiarizados con la historia sagrada, un cordero sustituyó finalmente al primogénito de Abraham, Ismael o Isaac, según los credos, en el ara preparada al efecto. Para quienes estén interesados en la historia simplemente, diremos que, en opinión de los especialistas, este tipo de sacrificios en realidad derivaban de un rito propiciatorio de sustitución: la ofrenda de un animal en lugar de un ser humano a la divinidad de turno, tratándose de una ceremonia habitual en la Antigüedad desde Mesopotamia hasta el Norte de África. 

Es el caso que, ante la inminencia de la Fiesta del Sacrificio de este año, el representante especial y jefe de la Misión de Apoyo de las Naciones Unidas en Libia (UNSMIL), el libanés Ghassan Salamé, ha solicitado una tregua a las fuerzas leales al Gobierno de Unión Nacional (GNA) del presidente Fayez al Sarraj, el único reconocido hasta ahora por la ONU, y al Ejército Nacional Libio del mariscal Haftar, y ello ante el recrudecimiento de las hostilidades que asuelan el país norteafricano desde la muerte de Muamar al Gadafi en otoño de 2011.  La tregua se contempla como el paso previo al alto el fuego que permitirá restablecer el diálogo entre ambas partes, una vez que se proceda a la interrupción del tráfico de armas que circulan con toda libertad por el país a pesar del embargo impuesto por la comunidad internacional.

Estado fallido en el más que improbable caso de que la palabra estado tenga algún sentido en buena parte de lo que conocemos como Tercer Mundo, Libia vivió en 2011 una Primavera Árabe aún más fallida, pues que en la guerra intestina que se desencadenó en el país en aquellas fechas muy otros intereses se hallaban en juego, lo que desde entonces ha propiciado la continua intervención de agentes exteriores tanto al lado de las milicias progubernamentales como en el seno de las fuerzas del mariscal Haftar, ambas igualmente apoyadas por potencias internacionales y reforzadas por mercenarios extranjeros. Y es que los soldados de fortuna siempre han encontrado acomodo al lado de los gobernantes en el mundo araboislámico, con mayor razón en Libia, donde a la fuerza requerida para preservar la unidad de un país que, en realidad, es muchos países –la Tripolitania, la Cirenaica y el Fezán, para empezar- ha de añadirse el casi imposible mantenimiento del equilibrio entre clanes tribales que, desde tiempo inmemorial, armados hasta los dientes, luchan por mantener su preponderancia en el gobierno del territorio y, sobre todo, en la explotación de sus riquezas.  Así las cosas, a punto de celebrarse la Fiesta del Sacrificio en este 1440 de la hégira, a la tregua de Salamé no cabe augurarle un futuro demasiado halagüeño.  Ni tampoco a la Libia post Primavera Árabe que, en día tan señalado, semeja demasiado a un cordero que no termina de ser degollado y para el que siempre se espera que aparezca un sustituto en el momento justo. Aunque tal vez ya no sea posible encontrar una víctima de la talla del mediático coronel Gadafi. 

Publicado por fanduj

"... me gusta el río / jugar al fútbol / y estar ausente..." (R.B.)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Primeros pasos
A %d blogueros les gusta esto: