Poesía en el norte de Alandalús

1064: la toma de Barbastro por cruzados al servicio del papa Alejandro II y la Orden de Cluny conmueven los cimientos de Alandalús.  La poesía, noticiero de la época, se hace eco de ello y, así, al-ʿAssāl, alfaquí toledano versado en la gaya ciencia, escribe unos versos que no pueden por menos que reflejar el estupor y la indignación del pueblo andalusí –ahlu-l-Andalūs– ante la gravedad de los acontecimientos:  “Los politeístas [al-kāfirūna, en árabe clásico, los cafres, en español castizo] nos han lanzado flechas que no han errado / (…) Han deshonrado con sus caballos los palacios inviolados (…) / ¡Cuántos lugares han saqueado sin mostrar la menor consideración por los niños, las ancianas, las doncellas! / ¡Cuántas doncellas guardadas en el ḥarām fueron sacadas de sus moradas sin poderse esconder! / ¡Cuántas personas de calidad cayeron entre sus manos y, después de haber gozado de estimación, tuvieron que humillarse”.

El principio del final de Alandalús, el verdadero, no el simbólico, que también glosó el citado  al-ʿAssāl algunos años antes, cuando la caída de Toledo en poder de Alfonso VI de Castilla, tuvo lugar en Barbastro en 1064.  Y esto, a pesar de que apenas unos meses después, en abril de 1065, el soberano de la taifa de Zaragoza, el hūdí Aḥmad b. Sulaymān, y su hermano Yūsuf, gobernador de Lérida, olvidadas viejas rencillas, tras apelar a la yihad, lograron reconquistar la ciudad incrementando, al menos durante un tiempo, el prestigio del islam y, lo que era más importante para sus intereses, el de su propia dinastía.

Pero la toma de Barbastro por los cruzados ultramontanos no solo supuso el final de Alandalús en más de un sentido, el histórico, sobre todos, sino que, en cierta forma, también ha de contemplarse como el auténtico principio nada más y nada menos que de la poesía lírica occidental.  Y ello fue porque, como refieren los cronistas de la época y recogiera en su día Ramón Menéndez Pidal en su Poesía árabe y poesía europea, aquellas doncellas celosamente guardadas en ricos gineceos por sus progenitores, artesanos y comerciantes del norte de Alandalús, aquellas doncellas raptadas por los rudos conquistadores del sur de Europa fueron las responsables de que la poesía árabe clásica –y con ella la brillantísima lírica andalusí del momento- llegara a ser conocida –y, no tardando mucho, imitada- en las cortes de la nobleza del Mediodía francés influyendo de forma determinante en el nacimiento de la lírica provenzal, primer eslabón de una cadena continuada en la tradición poética europea por el Dolce Stil Nuovo, Petrarca, el Renacimiento y el Barroco, el romanticismo y la modernidad y así hasta nuestros días.  Y es que las doncellas de que hablamos, instruidas en las nobles artes de la poesía y del canto y convertidas en esclavas que componían a la perfección toda suerte de aires y melodías, encantaban a cuantos tenían la fortuna de escucharlas en la intimidad o en público, no siendo óbice para ello el hecho de que ni sus dueños ni su auditorio entendieran, al menos en un primer momento, la lengua en que se expresaban. Así fue como, al par que los secretos del ritmo y de la métrica árabe, se difundió en la literatura romance aquende y allende los Pirineos la poesía estrófica, al estilo de moaxajas y zejeles, la voz femenina protagónica entonando quejas de amor o el ritual del amor cortés, en todo semejante a los usos y costumbres de la tribu beduina de los Banu ʿUḏra que con tanto pormenor y delicadeza describiera el cordobés Ibn Hazm en El collar de la paloma.

Publicado por fanduj

"... me gusta el río / jugar al fútbol / y estar ausente..." (R.B.)

Un comentario en “Poesía en el norte de Alandalús

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Primeros pasos
A %d blogueros les gusta esto: